Quinto Domingo


La mañana luz me trae
y Atrio de puertas abiertas,
por donde asoma dispuesta
una Cara que me atrae.
Allí mi corazón se abstrae
de lo que a Ella rodea,
y cuando ya te recreas,
te das cuenta que le falta
plata y cera ante sus Plantas
y calle que la piropea.