Beso de Pascua


Ya llegan relajados nuestros pasos
para dejar los besos a tu lado;
cansados, tras el gozo disfrutado
de verte caminar entre tus rasos.

Tu puerta nos recibe con los lasos
de fiestas en ojales adornados;
nos despide, añorando lo pasado
y portando la flor de tu regazo.

La Pascua tiene olor a despedida.
Tus días, en su ocaso se adormecen.
Pesa el alma; igual pesan las piernas.

Cada vez, es más dura la partida
dejándote con besos que florecen
soñando con la luz de otra Cuaresma.