Mañanas


Mañanas ante tu encanto.
Solo, ante tu soledad.
Contemplando tu Verdad,
alivias mi desencanto.
Cubres el alma con el manto
de tu Divina realeza
llenando de fortaleza
a mi débil corazón
que, rendido en tu esplendor,
se entrega ante tu belleza.