Templo


El nacarado semblante
que adorna celeste saya,
fue prometida atalaya
que les sirvió de garante.
Cuando te vieron delante,
en sus mentes dominó,
y la idea que les rondó
con sus manos la ejercieron:
un Templo para Ti erigieron,
Santa María de la O.