A solas contigo


Antes de que te despierten
trajines de forasteros
con un guía pinturero
que de tu encanto diserte…
Antes, prefiero yo verte.
Cuando el alba recién sale
busco el silencio en tus cales,
en el agua de tus fuentes,
y huyendo de ruido y gente
me pierdo entre tus portales.

Busco por el alba fresco
cómo saciar mis sentidos
desde el olfato al oído
en tu perfil arabesco.
En tu manantial refresco
mi sed de sevillanía,
para comenzar el día
agarrado a mi pasado,
tan puro, y enrevesado,
como es tu Judería.

Y busco por Doña Elvira
el silencio reposado
entre un suelo sombreado
mientras su fuente respira.
Fuente que sueña y delira
con algún beso de amor
que, entre jazmines en flor,
alguien le ofreció a su amada
en la noche ya acabada
por un estrenado sol.

Y por tu piel empedrada
desemboco mis andanzas
en una bella Alianza
donde mi paseo se acaba.
Allí encuentro una Alcazaba
que desemboca a las plantas
de una torre, que levanta,
la esbeltez de su figura
entre un cielo que conjura
sus hechuras de Giganta.