Rosas de Pasión


Las rosas de tu ropa
se abren aturdidas
y ensimismadas, miran,
la dulce sensación
que, encuentra el que se topa
con la dulce mirada
de la tez inclinada
de tu hermosa Pasión.

Las rosas que te visten
embriagan de perfume
el aire que consume
la cera de tu altar,
y perplejas asisten
al milagroso acto
que, convierte en impacto,
tu humano caminar.

Las rosas que te adornan
al invierno no temen
ni al frío que, requeme,
su eterna juventud,
y tranquilas exornan
al Dulce Jardinero
que con su amor sereno
las inunda de luz.