Paréntesis


Cierro una semana los rincones
para darle sentido a mi vida.
Buscaré por mi alma, la perdida,
infancia que encuentro en sus arcones.

Ahora sí que llegan los pregones
que dejan nuestras almas abatidas.
Tan íntimos, como la luz mecida,
que llenará retinas de emociones.

El bloguero lo siente, pero anda
durante esta semana con su amada.
Ella en su corazón, es la que manda,

cuando de primavera perfumada
sus versos a escondidas le demanda
a cambio de belleza derramada.