Gozos


De nuevo se oirán tus Gozos
en una espadaña blanca
que unos clarines arrancan
a mañana de alborozo.
Envueltos en tus sollozos,
estarán tus nazarenos
que, ante tu llanto sereno,
proclamamos tu Pureza
seguros de la Limpieza
de Concepción en tu seno.

Otra vez será el celeste
y el blanco de tu Pureza
el que anuncie tu Realeza
a esta Primitiva hueste.
La que con Voto conteste
la sangre que prometieron
los que un día defendieron
tu Dulzura Inmaculada
antes de ser proclamada
por el mismísimo clero.

En la calle de Las Armas
Sevilla tiene una cita
ante la mano bendita
de quien el odio desarma.
La que nos llena las almas
de Gozos Inmaculados.
La que tras atrio encalado
busco para que resiembre
cada ocho de diciembre
mi corazón marchitado.