Puerta de los Palos


Tú eres para el bloguero,
en la mañana de Ramos,
luz que le ofrece la mano
para celestial sendero.
Tras encuentro calentero
en un Postigo que espera
bulla, flor, música y cera,
busca olivo para ojal
en gótica Catedral
y cruzándote se estrena.

Cuando las tres han sonado
vestidas de oscuridad
en la eterna Madrugá,
de nuevo vuelve a tu lado.
Ante un palio Inmaculado
te da luz con cera blanca
mientras Ella se levanta
a golpe de llamador
y llena con su esplendor
el interior de tu planta.

Todo acaba el mismo día,
con el peso de un carey
que encorvado porta un Rey
de trianera cofradía.
Siguiendo su travesía
cruza por tercera vez,
y tras raso pide a Él
entre la última cera
una nueva primavera
de Ramos en tu dintel.