Cruce de miradas


Los lunes a media tarde,
cuando alguno está de siesta,
con las puertas entreabiertas
el Templo ofrece frescor.
Acuden a que resguardes
su embarazo deseado
y, ante su turno esperado,
meditan en tu esplendor.

Son madres necesitadas
que acuden buscando ayuda
y alguien que aclare sus dudas
sobre el futuro de un ser.
Cruzan contigo miradas,
que quizás sean las primeras,
mientras sentadas esperan
que la Fundación les dé.

Los lunes se llena el Templo
de unas devociones nuevas
en multirracial espera
de un encuentro de Esperanza.
En esa espera, otro encuentro,
de miradas enganchadas
cuando buscan en tu Cara
un atisbo de bonanza.