Elegir


Desde Córdoba me llegas
para en Sanlúcar morir,
y no sin antes partir
mi corazón en riberas.
Una, cuna y alfarera,
la otra coqueta y hermosa.
Una, clavel; la otra rosa,
sembradas en los sentidos
que me atravesó Cupido
en retinas luminosas.

Ambas en ti reflejan
su duende lleno de luz
y bajo el cielo andaluz
piropearse se dejan.
Tú en tu curso, las cortejas,
a las dos, sin decidirte,
y al final tienes que irte
al igual que yo me quedo:
si a una mi amor concedo,
la otra se pone triste.

Tus dudas, Guadalquivir,
son las mismas que yo tengo
cuando como tú yo intento
mis sentimientos partir.
Ambos queremos sentir
qué ribera es más gitana.
Entre Giralda y Santa´na
en bigamia ambos caemos
y dos amores tenemos,
que son: Sevilla y Triana.