Sueño de infancia


Soñé noche estrellada de jazmines
sobre enea de sillas en albero
con un sabor de aliño tomatero
y el búcaro fresquito de aquel cine.

Soñé tarde regada en adoquines
provocando el envite de un manguero
que sonreía, al grito de: “¡agua quiero!
refrescando alboroto de alevines.

Soñé puertas abiertas con cortinas.
Soñé geranio y menta en las ventanas.
Soñé morera fresca en una esquina.

Soñé avellanas verdes de Santa´na.
Soñé baños de río por Chapina.
Soñé dormir soñando con Triana.