Si me pierdo, que me busquen...


…En Portada de colores,
que es la que hay que cruzar
para pisar un Real
lleno de lunar y flores.
Allí, bailan mis amores
bajo un cielo que, de añil
se asoma por el pretil
de un balcón de farolillos
que le ponen luz y brillo
a Sevilla por abril.

…En un tendido maestrante,
que es el que hay que ocupar
para poder disfrutar
con un toreo elegante.
Allí, el natural desplante
sobre un amarillo albero
embarcará con salero
en una muleta grana
como musa sevillana
todo el silencio de un ruedo.

…Con una copa de vino,
con la que hay que brindar
en paz y cordialidad
junto con tu convecino.
Allí acaba mi camino,
marcando una sevillana
y buscando la bocana
que ella ofrece en su cintura
cuando cruza su figura
de volantes de gitana.