Sentir de Pascua


Mi Pascua sabe a lirios
por manos entregados
a todo el que ha llegado
buscando su mirada,
y allí entiende el delirio
que en Él tiene su gente
cuando sublimemente
su alma es atrapada.

Mi Pascua huele a rosas
que nacen sin espinas
y adornan las esquinas
de un palio sin igual,
en él su Gracia posa
la Dueña de las flores
y de quien con amores
la flor te entregará.

Mi Pascua es de jacinto
y cera derramada;
de cruces de miradas
y Mano que besar.
Mi Pascua es laberinto
de amores y sentires
que trae los abriles
que toca recordar.