De Amor


De Amor Sevilla se llena,
y la navega en la noche;
el Domingo se serena
cuando la luna almacena
brillo en su Perfil de bronce.

De Amor se llena la espera
de los fieles congregados;
apostados a su vera
le prenden a su manera
los rezos en su costado.

De Amor brotan los claveles
a los pies de su crucero;
se convierten en vergeles
las espinas que en las sienes
hacen sangrar al Cordero.

De Amor se llena la Muerte
para saciarnos el hambre.
Detrás de su Cuerpo inerte,
un pelícano convierte
en alimento su sangre.