Cuarto Domingo


El nacarado semblante
que en Cuaresma se aparece
como una rosa temprana,
embrujando al que se plante
delante, y después le rece,
a la Estrella de Triana.