Victoria


Dulce brocal de la pena
a punto de rebozar…
Tanto llanto contenido
en tu semblante escondido
esperando desbordar.

Y lo que yo no sé Madre,
es cómo se puede estar
con esa Cara de pena
y a la vez, dulce y serena
y guapa pa reventar.

¿Quién te trajo hasta la Tierra?
¿Quién labró tu bella estampa?
¿Quién te hizo tan hermosa
que en la Caridad las rosas
para verte se levantan?

Pasa el tiempo inexorable
y los Jueves Santos pasan,
pero tu hermosura queda
todo el tiempo que desea
el que se rinde a Tus plantas.

Victoria que en tu venir
consuelas al que te reza…
Tú eres Torre de David
que para al Guadalquivir
cuando su cauce atraviesas.