Silencio Blanco


Silencio por calle Feria
que el Silencio está de blanco
tras una puerta ojival,
con delantera de cera
a su rostro iluminando
desde los pies del altar.

Silencio de intimidades
confesadas en bajito
por los que su ayuda piden,
reclamando sus bondades
en el entorno exquisito
que la tarde al templo imprime.

Silencio de Dios presente
expuesto en Sagrada Forma
delante de su dulzura…
Y un sagrario reluciente
embriagado de un aroma
de perfumada Amargura.