Novena de enero


Nueve noches meditadas
ante tu rostro Divino,
buscándole la mirada
a tu cabeza inclinada
entre la luz de los cirios.

Nueve filas de devotos
andando hacia tu presencia
y viendo en tu torso roto
la salvación que a nosotros
nos trajo tu penitencia.

Nueve ocasos con destino
a contemplar tu perdón,
compartiendo pan y vino
para aprender el camino
que marcas con tu dolor.

Nueve promesas prendidas
cual crucero de tu Cruz
entre tus manos divinas
en las cuales se adivina
un nacimiento de Luz.

Nueve tardes de trasiego,
nueve citas con amor,
nueve frías noches de enero,
nueve trocitos de cielo,
nueve rosas de Pasión.