Azahar por San Vicente


Entre Penas y Dolores
la tarde un añil le pone
a la negra procesión,
y se mezclan los olores
del azahar con los sones
de una marcha de Pantión.

Entre Dolores y Penas
la brisa se queda quieta
recreando su frescura,
sobre la cara serena
de quien con su mano aprieta
el carey de nuestras culpas.

Entre Penas y Dolores
da luz la cera a tu llanto
que indefenso mira al cielo,
y en los costeros las flores
su fragancia van soltando
para ofrecerte consuelo.

Entre Dolores y Penas
el tiempo se queda quieto
y el aire apenas se siente,
mientras filas nazarenas
entre dos pasos coquetos
salen desde San Vicente.

Entre Penas y Dolores
la primavera derrama
con azahares su manto,
para que sus blancas flores
pongan perfume a la trama
de un soñado Lunes Santo.