Rasos


Toma el cielo su color
para ponerle un dosel
que conjunte atardecer
con su raso de esplendor.
Y cuando cruza La O
las entrañas del  ocaso,
el cielo, con un abrazo,
se funde a la cofradía
para despedir el día
con el color de su raso.