Cruz y Voto


Altar de incienso, flor y cera blanca
se alza por septiembre cual cascada,
y en su punto más alto, coronada,
la Cruz siempre Triunfante se levanta.

La Cruz, que como Titular es Santa,
recibe luz, bandera y una espada,
y un Voto de defensa Inmaculada
es jura renovada a Sus Plantas.

Será siempre domingo, por septiembre,
cuando una nueva fila en el crucero
imite a sus ancestros, desde siempre.

Las Reglas ponen fin a ese reguero,
y conforme se encuentran frente a frente
se funden en un beso y en un Credo.