Entrar y no verte


Entrar y no poder ver
tu Cara esperando rezos
es igual que un alba fresco
que no tenga amanecer.
Es querer y no poder
parar en mi caminar.
Decidí continuar
soñando por Resolana
y dentro de una semana
volver tu atrio a cruzar.