Paseo por Feria


Comienzas en corralón
con olor a artesanía
que es perfecta simetría
en la bella embocadura,
y enfrente, como un arcón
con interiores en calma
al amparo de una Palma
vive una Dulce Amargura.

Al llegar a Castellar
tu estrechez me huele a vino
y a aserrín que un Vizcaíno
entre unos Carros derrama,
esperando el estallar
de un Jueves lleno de sol
donde un Rosario entre flor
tras un olivo a Dios llama.

La Cruz Verde con su anchura
me lleva hasta un alminar
que vigila en un altar
a la Reina de los Santos,
e imagino la armadura
con sandalias y gandinga
del que un cartucho me pringa
de chicharrón con su encanto.

Y al llegar a Resolana
el corazón me da un salto
al ver los Colegios Altos
y en Bécquer, busco su Cara,
y le confieso las ganas
que tengo, entre bambalinas,
verla doblando la esquina
de Feria en la noche clara.