Quince lustros


Viniste para quedarte
y de Expectación llenarnos,
para así poder postrarnos
a tus plantas y rezarte.
Viniste, y en esta parte
del río volvió la vida
que gracias a tu venida
recuperó su esplendor.
Quince lustros de una Flor
cada Adviento florecida.