Luto Amargo

(Foto: Alejandro Sigüenza)

Noviembre en su semblanza siempre posa
su tibio atardecer de luz oscura,
prendiéndose sereno, en su Amargura,
sabiendo que encontró la única Rosa

que en otoño florece tan hermosa
llenando de fragancia y de dulzura
la tarde, que reboza en su ternura,
mostrándola en su altar majestuosa.

Preludio del descenso que esperamos
para besar sus manos ofrecidas
en presbiterio siempre recordado

por ser  punto esperado de partida
para un frío camino, que acabado,
nos trae el azahar con sus mecidas.