Y Triana se despide


Y Triana se despide
con un raso penitente;
con un aroma de barcas;
con su última Esperanza;
con carey en el ambiente.

Y Triana se despide
con su más clásica estampa;
con aires de su ribera;
con zancadas costaleras;
con música de plumas blancas.

Y Triana se despide
con pinceles alfareros;
con acuarelas de agua;
con un quejío de fragua;
con un ocaso de sueño.

Y Triana se despide
con su mirada sumisa;
con su perfil Nazareno;
con su Dios bajo el madero;
con lirios entre la brisa.

Y Triana se despide
con Gozos de Expectación;
con río y puente de oro;
con uno de sus tesoros:
con la Hermandad de La O.