¿Otra vez?


Si queréis algo de aquí
que sea cofrade y gracioso
para que acompañe al oso
y al madroño de Madrid,
llevaros a cualquier edil
con su vara figurante
saludando con el guante
todo lo que se menea
del suelo a las azoteas…
Y lo ponéis delante.

Si queréis algo bonito
de nuestra Semana Santa
que haga nudos en gargantas,
llevaros los calentitos
que meto en el cafetito
una mañana de Ramos,
o el aire que respiramos
de adobo cuando atardece,
que por Velázquez parece
que por la gloria ya estamos.

Si queréis algo que sea
sevillano y trianero,
llevaros los cangrejeros,
y a ese cabrón que se mea
mientras que silba "Medea"
en la puerta de mi casa,
y a todo el clero que pasa
de mi fe y mi sentimiento,
pero llegado el momento,
quiere un poquito de guasa.