No tardes


No tardes porque será
un vacío en mis mañanas,
cuando en la vuelta temprana
que un servidor siempre da
tratando de refrescar
alma cuerpo y sentimientos…
Y me faltará ese encuentro
que en el frescor Tú me ofreces
y que a cambio de una preces
reconforta mis adentros.

No tardes porque el verano
será más largo si cabe,
y me faltará la clave
que hace mi andar más liviano
cuando en Feria un sol de plano
se posa a media mañana,
y en la sombra que derrama
el frescor de tus pestañas
como sombra de espadaña
refresco mi alma mundana.

No tardes porque no encuentro
el resplandor de tu Cara,
y me resulta muy rara
mi parada en tu aposento
cuando tras entrar me siento
a soñar con unos sones
que me traigan bendiciones
cuando de una ojiva salgas…
En agosto Feria es larga,
y aun más, sin chicharrones.