Quizás


Quizás porque vi la luz
donde tu pie pisará
cual quejío de soleá
la incomprensible actitud
vacía de gratitud
disfrazada de derecho,
por lo que siento en mi pecho
latir más que nunca vida
gracias a la bienvenida
de quien se la jugó en el hecho.

Quizás porque ese lugar
escuchó mi primer llanto
arropado por el manto
de un abrazo maternal
envuelto con el cantar
de una nana aflamencada,
por lo que veo en tu pisada
la vida que se nos da
en entrega de bondad
sin a cambio pedir nada.

Quizás porque fuiste Tú:
Sola, Joven y Soltera,
quien nunca abortó la espera
y llena de gratitud
un nuevo ser diste a luz
llenándolo con tu Amor,
por lo que veo en tu esplendor
el regalo que me hiciste
cuando en tu vientre quisiste
engendrar al Salvador.