Glorias


Manojito de azucenas
que Sevilla tiene oculto;
devociones centenarias
llenas de rezo y plegarias
en el más intimo culto.

Patronas de barrios clásicos,
de gremios y de realezas,
de diócesis y cabildos;
hasta pilares de inicio
de hermandad de penitencia.

Hay de todo en ese ramo
de intimidades preciosas:
tesoro de historia hispalense
lleno de esfuerzo silente
de unas manos generosas.

¡Disfrútalas, sevillano!
porque merecen la pena,
da igual en la Costanilla
con el calor de Sevilla
que con frío en la Magdalena.